Adultos

A nadie le gusta ver sufrir a las personas que quiere. Por eso, cuando estamos ante una situación dolorosa que afecta a un ser querido, lo primero que solemos hacer es pensar cómo podemos ayudarle a aliviar ese dolor.