El cuento del elefante encadenado: cuando crees que no puedes romper con algo.

Indefensión aprendida - Incapacidad para actuar - Centro de Psicología Integral MC

El cuento del elefante encadenado: cuando crees que no puedes romper con algo.

Estar convencido de que no puedes hacer nada por cambiar una situación adversa que te hace daño es de las peores cosas que pueden ocurrirte.

Provoca un sentimiento de impotencia muy negativo que hace que una persona se sienta anulada, incapaz de tomar las riendas de su vida y romper con algo que le está causando dolor, angustia o infelicidad.

Sin embargo, en muchos casos estamos ante lo que en psicología se denomina indefensión aprendida, un problema que provoca una incapacidad para actuar y avanzar hacia adelante pero que, afortunadamente, tiene solución como te vamos a contar a través del “Cuento del elefante encadenado”.

¿Qué le ocurría al elefante encadenado?

Jorge Bucay introdujo una interesante reflexión a través del “Cuento del elefante encadenado”. En este cuento, un niño se plantea por qué un elefante atado con una cadena a una minúscula estaca de madera no es capaz de arrancarla utilizando su fuerza y así huir del circo en el que vive y ser libre para siempre.

La respuesta que el niño del cuento encontraba años después resulta tan inquietante como cierta: el elefante del circo no escapa porque está convencido de que no puede porque no tiene recursos para hacerlo.

Lo más probable es que ese elefante hubiera estado atado a una estaca parecida desde pequeño. En esos momentos y durante muchos días empujó, tiró, peleó y sudó tratando de liberarse sin éxito al no tener la fuerza necesaria para lograrlo.

Tras tantos intentos frustrados, el animal aceptó con impotencia que no era capaz de soltarse y aceptó su destino resignado. Por eso, el ahora enorme, poderoso y gran elefante del circo no escapaba: no es que no quiera hacerlo o que esté adiestrado para quedarse, es que simplemente está convencido de que no puede. 

¿Qué es la indefensión aprendida?

Pues algo parecido nos ocurre en ciertas situaciones de la vida en las que no somos capaces de romper con aquello que nos hace mal. Es el caso de esa persona con la autoestima por los suelos debido a un problema de sobrepeso pero que ha desistido seguir una dieta. O de esa otra que no consigue poner fin a una relación sentimental a la que se siente atada y siempre vuelve a ella. O cuando alguien no deja ese trabajo que odia pero que a la vez tiene miedo perder.

Seguro que cada persona lo ha intentado en numerosas ocasiones sin éxito y es entonces cuando esos fracasos repetidos dan lugar a la indefensión aprendida.

La indefensión aprendida no es otra cosa que el autoconvencimiento de que no podemos hacer algo por el hecho de no no haberlo logrado en otro momento de nuestra vida. Es un sentimiento que se aprende y que se va desarrollando poco a poco hasta invadir nuestros pensamientos y nuestra forma de actuar.

Las creencias que tenemos de nosotros mismos condicionan nuestra conducta y, si en el pasado hemos vivido experiencias frustrantes cuando nos enfrentábamos a algún obstáculo, lo normal es que acabemos autoconvenciéndonos de que no seremos capaces de vencerlo nunca. El siguiente paso es la resignación y el acomodarnos en esa situación que nunca más intentaremos cambiar debido a esa incapacidad para actuar que nos ha traído la indefensión aprendida con el tiempo y nuestra perspectiva frustrante de lo ocurrido.

Existe una salida

Como comenzábamos este post, al daño que puede provocar estar en una situación dolorosa se une la impotencia y la frustración de no poder cambiarla, algo que genera numerosos problemas de ansiedad en Pozuelo como hemos podido comprobar en nuestro centro de terapias.

Que una persona sepa que puede romper su cadena no siempre es fácil pero es posible con un trabajo adecuado en el que modifique las creencias que tiene sobre sí mismo y sobre su capacidad para cambiar las cosas.

Desde un plano más consciente del problema y de las soluciones se pueden conseguir resultados maravillosos. Al fin y al cabo, de la misma forma que el autoconvencimiento se aprende y nos invade con los años, también se puede desaprender. Siempre con la ayuda de profesionales como los que encontrarás en el Centro de Psicología Integral MC. Ven a vernos y estaremos a tu lado para que lo logres.

No Comments

Post A Comment