¿Cómo tratar a los hijos de tu pareja para evitar conflictos?

Hijos de la pareja - Terapia de pareja Pozuelo - MC

¿Cómo tratar a los hijos de tu pareja para evitar conflictos?

Algunos pacientes que acuden a nuestra terapia de parejas en Pozuelo descubren que muchos conflictos que están experimentando tienen su origen en la forma en la que uno de los miembros se relaciona con los hijos del otro. En las relaciones que comienzan a ciertas edades es bastante frecuente que una, o incluso las dos partes de la pareja, tengan hijos de relaciones anteriores. Cuando esto ocurre, siempre existen dudas sobre cómo tratar a los hijos de la pareja para que todo fluya, vaya bien y no se generen conflictos que puedan afectar a la relación.

Sin embargo, tal y como hemos comprobado, esto se vuelve difícil y muchas parejas terminan en un bucle de incomprensión, enfado y recelo motivado por algo que ha ocurrido en la manera de relacionarse de la madrastra o el padrastro con los hijos.

Por eso hoy queremos darte unos consejos para que, si estás con una persona que tiene hijos, sepas cómo tratarlos y esto no repercuta en tu relación de pareja.

Cuatro claves para tratar con acierto a los hijos de la pareja

El momento en el que sus hijos van a conocer a su nueva pareja es realmente temido por muchos adultos. Quieren que congenien, se lleven bien, se respeten… Todas las partes son conscientes de que si esto no ocurre pueden estar ante un gran obstáculo para que todo vaya bien en la relación de pareja.

Por eso, todos los implicados tienen que poner de su parte y en tu caso, si vas a ser la madrastra/padrasto del cuento, seguir estos consejo puede serte muy útil:

1.- Forma parte de su vida progresivamente

Algunas parejas cometen el error de comenzar a convivir de un día para otro haciendo que los niños tengan que encajar de golpe la presencia de otra persona en sus vidas de manera constante.

Nuestro consejo es que si la relación avanza y barajáis vivir juntos en el futuro, procures echar el freno y pases a formar parte de su vida poco a poco para que los niños se adapten y no te vean como un elemento intruso en su convivencia. Pasar juntos los fines de semana, los puentes, las vacaciones… será como un entrenamiento antes de iniciar la convivencia, algo que vendrá muy bien a las dos partes.

2.- No te inmiscuyas, al menos al comienzo, en su educación

No puedes olvidar que esos niños ya tienen un padre y una madre que son los que deben sentar las bases de su educación. Como pareja de una persona con hijos, al comienzo te tocará ser observador/a, adaptándote lo máximo posible a sus patrones educativos, sin criticar o intentar cambiar cosas que puede que no te gusten.

Es importante que no juzgues ni intentes imponer tu criterio, sobre todo porque no sabes cómo han sido las cosas en el pasado. Con el tiempo, puedes adquirir un rol más activo pero siempre con cierto cuidado para que no se genere ningún conflicto. La autoridad que tengas sobre los hijos de tu pareja deberá venir con el tiempo, de manera natural y en base siempre a lo establecido con tu pareja y su ex.

3.- Establece una relación cordial con el ex de tu pareja

Este punto está muy relacionado con el anterior. Es bueno que la nueva pareja de una persona con hijos conozca al ex y hablen sobre lo que esperan uno del otro y se luche por mantener un clima agradable en el que se eviten los conflictos.

Si es cierto que existen rupturas muy complicadas en las que la lucha por la custodia ha sido una batalla demasiado dura como para que ahora la relación sea cordial pero, por el bien de los niños, sobre todo si son pequeños, lo ideal es superar estas diferencias y tener una charla para intentar que todo vaya bien por todas las partes. Si el/la ex de tu pareja quiere imponer ciertos límites o tener cierta información en todo momento entiende que se trata de sus hijos y que, al menos al principio, es normal.

4.- Habla mucho con tu pareja

Nuestro consejo como expertos en terapia de pareja es que te comportes con naturalidad con los hijos de tu pareja, intentes llevarte bien con ellos pero siempre estableciendo ciertos límites que se basen en el respeto que deben tenerte como adulta con autoridad en esa casa, especialmente si ya vivís todos juntos. Pero todo eso debes hacerlo sin pretender ocupar nunca el lugar de su otro progenitor.

En este sentido, es fundamental que hables mucho con tu pareja y vayáis estableciendo tu papel en esa nueva familia que habéis formado. Pregúntale si le ha parecido bien que los hayas reñido en un momento dado o si te gusta que paséis tiempo juntos. Establecer claramente cómo os gustaría que fueran las cosas es clave.

Y si necesitáis ayuda profesional, recordad que en el Centro de Psicología Integral MC estaremos encantados de echaros una mano.

No Comments

Post A Comment