Cómo afrontar las primeras Navidades sin ese ser querido

Perdido ser querido - Navidades tristes

Cómo afrontar las primeras Navidades sin ese ser querido

Ya estamos inmersos en la gran vorágine navideña: luces de colores, villancicos en las calles, compras de regalos, invasión de jerséis de renos… Estamos en una época del año en la que reina la felicidad, la alegría, los reencuentros y los momentos entrañables.

Pero no siempre es así. O al menos no es así para todo el mundo. Muchas personas que han perdido a un ser querido ven la llegada de estas fechas como una verdadera pesadilla emocional a la que no saben cómo enfrentarse. ¿Qué hacer en estos momentos en los que frente a la felicidad generalizada te sientes más triste que nunca?

Estamos en la época más emotiva del año para lo bueno y lo malo

Suelen llamarles haters de la Navidad pero no es tanto que odien esta época como lo vulnerables que se sienten en ella y las ausencias que tanto les recuerda.

Y estos últimos años más que nunca, ya que muchas personas habrán sufrido en sus carnes los terribles efectos de la COVID-19, teniendo que pasar estas fiestas sin esos familiares o amigos que ya no están. Si a esto le unimos el desánimo, el hartazgo, la frustración… y demás sentimientos que está generando esta pandemia, los efectos emocionales de estas fiestas pueden ser devastadores.

En primer lugar, es importante tener clara una cuestión: no es obligatorio ser feliz en Navidad. Aunque así lo percibamos y así nos lo venda la publicidad, cada uno tiene que ser libre de sentirse como se siente en cada momento.

Como decimos en el epígrafe, estas fechas son especialmente emotivas y nos hacen estar más sensibles, tanto para lo bueno como para lo malo. Por eso es lógico que quienes no estén pasando un buen momento porque han perdido a un ser querido tengan sensaciones más cercanas a la tristeza, la nostalgia o la soledad. Y no pasa nada, hay que normalizar estos sentimientos, siendo conscientes de que estas fechas pueden hacer que se vuelvan más intensos.

Al margen de esto, para poder superar estos días en los que las emociones están a flor de piel y los recuerdos provocan ríos de lágrimas, se pueden seguir estos consejos:

1.- Planifica las fiestas:

Tener un plan con lo que vas a hacer cada día minimizará esos momentos de tristeza. Evita acudir a aquellos encuentros o eventos a los que realmente no te apetece asistir o no te sientes preparado.

2.- Deja aflorar las emociones pero sin recrearte en ellas:

Cada persona debe permitirse sentir lo que siente aunque también es importante no encontrar regocijo en ciertas emociones que nos puedan llevar a un estado demasiado negativo o pesimista.

3.- Cuenta con una red de apoyo social:

Relaciónate aunque te cueste y déjate ayudar siempre que lo veas necesario. Es importante comunicar cómo te sientes para que los demás puedan respetar tu dolor y ayudarte como mejor sepan.

4.- Adapta las Navidades:

Se trata de evitar aquello que te resulte especialmente doloroso, pero no lo sustituyas por quedarte en casa llorando, o al menos, intenta sustituirlo por otros planes, otras rutinas, otros rituales… que te ayuden a hacer más llevaderos estos días.

5.- Permítete pensar en la persona que ya no está:

Incluso puedes simbolizar a esa persona fallecida de alguna manera, realizando algún homenaje o, por ejemplo, encendiendo una vela que lo represente y te haga sentir más acompañado y reconfortado.

6.- Piensa en los más pequeños:

En función de su edad y de las circunstancias generales no está de más hacerles partícipes de la situación porque es probable que ellos también estén pasando por su particular duelo. Hablar con ellos es la manera de saber cómo se sienten y no crearles confusión, al margen de no descuidar unas fiestas que para ellos son importantes.

En cualquier caso, ya sabes que en momentos vitales tan delicados, la ayuda profesional es especialmente recomendable. El equipo de psicólogos en Carabanchel del Centro de Psicología Integral MC podemos ayudarte a que estos días resulten menos duros y, poco a poco, vayas superando el duelo que siempre supone haber perdido a un ser querido.

No Comments

Post A Comment