Educación emocional en la infancia: por qué es tan importante

Educación emocional en la infancia

Educación emocional en la infancia: por qué es tan importante

Continuamente estamos oyendo hablar de la falta de educación emocional entre los más pequeños y cómo esta nos afecta en la edad adulta. Realmente, educar en la importancia de las emociones es algo que podemos hacer en cualquier momento, pero hacerlo a una edad temprana es muy positivo para el desarrollo de la persona.

Sin embargo, puede que a nosotros tampoco nos hayan enseñado y nos encontremos un poco perdidos respecto a nuestros hijos. En ese caso, te recomendamos que busques acompañamiento profesional y contactes con un psicólogo infantil en Carabanchel.

Educación emocional: qué es

La educación emocional se define como la capacidad de percibir y expresar emociones, de asimilarlas en el pensamiento, de comprender y razonar con ellas y de regularlas en uno mismo y en los demás.

La inteligencia emocional se adquiere con cada experiencia de nuestra vida, pero especialmente en las etapas de desarrollo. Infancia y adolescencia son momentos clave para aprender a regular las emociones. 

Por qué es importante

En la inteligencia emocional reside su futuro bienestar y gran parte de su éxito personal, profesional y social. Educar las emociones nos va a permitir comunicarnos mejor y adaptarnos a las diferentes situaciones de la vida cuando seamos adultos. Además, como sabes, el modo en el que regulamos nuestras emociones tiene impacto en nuestra salud. En este artículo del blog te explicamos la relación entre la salud mental y los trastornos digestivos.

El objetivo de la educación emocional en la infancia es enseñar a los niños a:

  • Ser conscientes de sus emociones y sentimientos
  • Ser capaces de verbalizarlas: identificarlas, transmitirlas, sentirlas
  • Desarrollar su empatía, autoestima y confianza en sí mismos
  • Desarrollar la comunicación asertiva y contar con habilidades sociales

Cómo podemos educar las emociones

Educar las emociones en los niños es un proceso diario que puedes realizar mediante actos cotidianos:

  • Ser modelo de regulación emocional para ellos. Aunque primero debemos educar nuestra propia inteligencia emocional.
  • Proporcionarles un apego seguro desde los primeros meses de vida.
  • Jugar. El juego es una de las mejores formas de aprender. Nos permite simular situaciones en las que poner en práctica nuevas formas de pensar, sentir y actuar.
  • Leer. Las situaciones que viven los personajes de los libros son otro de los grandes recursos de los que disponemos. De esta forma, los niños aprenden a identificar las emociones, a ponerse en el lugar del otro y descubrir otros modelos de expresión y regulación emocional.
  • Validar y acompañar las emociones de nuestros hijos en todo momento. Hablando de nuestras emociones también les servimos de ejemplo.

La educación emocional requiere tiempo, constancia y paciencia. La mayoría de los adultos no tenemos inteligencia emocional porque no nos la han enseñado, por lo que es un camino que podemos recorrer junto a los niños. Si necesitas acompañamiento profesional, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y desde el Centro de Psicología Integral MC te ayudaremos.

No Comments

Post A Comment