El distraído, tropezó con ella.

El violento, la usó como proyectil.

El emprendedor, construyó con ella.

El caminante cansado, la usó como asiento.

Para los niños, fue un juguete.

Drummond, hizo poesía con ella.

David mató a Goliat.

Michelángelo extrajo de ella, la más bella escultura.

Y en todos los casos la diferencia no estaba en la piedra, sino en el hombre.

Recuerda…

No existe piedra en tu camino que no puedas aprovechar para tu propio crecimiento.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
CategoryBlog

Llámanos ahora        +34 699 033 874

SOLICITA CITA

Para contactarnos puedes llamarnos al +34 699 033 874 de 09:00 a 22:00 o rellenar el siguiente formulario: